29 de octubre de 2015

'“Alguien dijo que una vez que en el momento en que te paras a pensar si quieres a alguien, ya has dejado de quererle para siempre."

No me perdonaré nunca pues, dudar hasta de si el sol saldría a recibir el nuevo día.

El valor de las cosas sólo se pierde cuando dejas de dárselo.
No sé qué dejé de dar yo, pero te entendí en cada momento cuando te faltaban fuerzas para seguir llevando a cuestas el carro que nos soportaba. Y es que al fin de al cabo... Las relaciones no se soportan, se disfruta del camino.
No sé si te has preguntado dónde fueron a parar las mías... Mis ganas.
Murieron con la imagen que tenía de ti.
Que descansen en paz los restos de aquel que creí que eras.

24 de octubre de 2015

Ojalá cuando estés a punto de olvidarme, te vuelva el olor de mi perfume.

21 de octubre de 2015

En un mundo de tecnologías, borró 500 archivos donde creía que lo estaba borrando a él, pero formatear el corazón es diferente. Así que, viendo que estaba "seco", puso en carga la batería para que brille fuerte el próximo apagón.
#microcuento

Anoche me hice la promesa de que jamás volveré a escribir para nadie.
Y no, no es una tontería.
Dejaré de escribirle a nadie para escribirle a alguien.
Y no, no es una contraposición.
Le escribiré a partir de hoy a alguien que aún no sé quién es, pero al que quiero y desde luego, que me quiere a mí.
Anoche soñé que me decía que era lo mejor que le había pasado en la vida y... Que me estaba esperando desde hace mucho tiempo.
Yo también te estoy esperando a ti.

Agárrame. Defiéndeme con uñas y dientes hasta que por fin nos encontremos.

25 de agosto de 2015

Empiezo a creer que te quiero 
y empiezo a soñar con tus besos,
sin embargo, no voy a decirlo 
hasta que tú sientas lo mismo.

24 de agosto de 2015

Para mí, sentir tus manos por mi cuerpo es sinónimo de pequeñas descargas eléctricas que acaban con escalofríos.
No hay película, aún, que trate sobre aquella gente que jamás se enterará del argumento de una de ellas en el cine, o en el salón... Porque ellos mismo se convierten en los protagonistas de la tarde, de una historia.

Yo estoy hecha de lo poco que te importa lo que nos rodea, y de las ganas de quitarnos los adornos, que adornan nuestros cuerpos.
No conocía realmente lo que era la sencillez hasta que vi cómo sonreías, como un niño pequeño.  Y hablando de cosas sencillas... Sencillo fue engancharme en tu cuello, agarrarte el pelo, enredarme entre las palabras que me dedicas y esa mirada de "dónde has estado toda mi vida".

Por cierto, aquí estoy.


Desde que te conozco estoy más viva.

17 de agosto de 2015

Enséñame cómo me duermo reflejada en tus pupilas.

No he visto en el espacio nada igual que tú.
Nada que me guste más que tú.